“¡Algo hay escondido! ¡Ve y encuéntralo! ¡Anda y busca tras las montañas: hay algo perdido, perdido y aguardando que tú vayas! ¡Ve!” – Rudyard Kipling

La ciudadela incaica, Machu Picchu

¿Te has preguntado quién descubrió Machu Picchu? Todos hemos escuchado hablar de la increíble ciudadela de los incas, otros hemos tenido la suerte de conocerla. Sin embargo, muchos no saben sobre su enriquecedora historia y quién fue la primera persona en darla a conocer al mundo. En esta nota, acompáñanos a descubrir una maravilla: Machu Picchu.

La ciudad “perdida” de los Incas

Una antigua ciudadela de piedra: terrazas esculpidas, edificios de granito y paredes pulidas que antes formaban parte de sedes religiosas y administrativas eran cubiertas por siglos de vegetación. Lo que antes había sido la capital del Imperio Inca había sido abandonado por siglos. Lo cierto es que este lugar espectacular nunca estuvo perdido, sólo olvidado por los habitantes que vivían a su alrededor.

Agustín Lizárraga fue un peruano proveniente de Cusco quien es considerado como el Descubridor Oficial del complejo arqueológico de Machu Picchu. Se sabe que en 1902 descubrió los restos de este lugar y que tuvo fallidos intentos de darlo conocer al mundo, pues no contó con el apoyo del gobierno de turno. Nueve años después, un 24 de julio de 1911, aparece Hiram Bingham, un profesor estadounidense de historia, y llega a Machu Picchu mientras buscaba Vilcabamba, la ciudad perdida de los Incas. Bingham fue guiado por un arrendatario de tierras, Melchor Arteaga, y acompañado por un sargento de la guardia civil peruana de apellido Carrasco. Al llegar, encontraron a dos familias de campesinos viviendo allí: los Recharte y los Álvarez, quienes usaban los andenes del sur de las ruinas para cultivar y bebían el agua de un canal incaico que aún funcionaba y que traía agua de un manantial. Pablo Recharte, uno de los niños de Machu Picchu, guió a Bingham hacia la zona urbana de la ciudadela cubierta por maleza.

De repente me encontré parado frente a las paredes de una ruina y casas construidas con la mejor calidad del arte inca. Las paredes fueron difíciles de ver ya que los árboles y el musgo habían cubierto las piedras por siglos. Pero en la sombra del bambú y trepando los arbustos estaban las paredes visibles hechas de bloques de granito blanco cortados con la más alta precisión. Encontré brillantes templos, casas reales, una gran plaza y miles de casas. Parecía estar en un sueño“- Hiram Bingham, libro “El descubrimiento de Machu Picchu

Bingham quedó muy impresionado por lo que vio. Con auspicios de la Universidad de Yale, la National Geographic Society y el gobierno peruano comenzó inmediatamente el estudio científico del sitio. Junto con el ingeniero Ellwood Erdis, el osteólogo George Eaton, la participación directa de Toribio Recharte y Anacleto Álvarez y un grupo de anónimos trabajadores de la zona, Bingham dirigió trabajos arqueológicos en Machu Picchu de 1912 a 1915 período en el que se despejó la maleza y se excavaron tumbas incas de la ciudad. El conocimiento mundial de Machu Picchu se dio 1913 con la publicación de un artículo en la revista de National Geographic. A partir de ese momento, Hiram Bingham pasó a la historia tras ser considerado como el Descubridor Científico de Machu Picchu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.